ÁNGEL PIÑERO TEJERO  I  ARQUITECTURA & DISEÑO 

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de YouTube
1/14

CENTRO CULTURAL, GUARDERÍA Y ESPACIO PÚBLICO

MINAS DE RIOTINTO, HUELVA

“La naturaleza se hace paisaje cuando el hombre la enmarca”. Le Corbusier.

El municipio nace gracias a la intensa actividad minera quetuvo en su día y que generó el irregular trazado urbano que posee en la actualidad. A finales del S.XIX se erigen las primeras edificaciones por parte del consorcio británico que se dedicó a la explotación y empezó a construir algunas viviendas para los trabajadores de la mina. Se originaron así tres barriadas: El Valle, Alto de la Mesa y Bellavista. Entre los tres barrios, aparecieron espacios intermedios que dieron lugar a un crecimiento desordenado basado en la colmatación de dichos espacios, dando lugar al municipio actual. A pesar de esas discontinuidades en el paisaje urbano, el municipio prosperó y en la actualidad las distintas barriadas mantienen una relación y cohesión tales que permiten el perfecto funcionamiento del pueblo. Sin embargo, existe una pieza que desentona en todo este orden.

 

La Barriada del Alto de la Mesa es uno de los núcleos originarios del casco urbano actual de Minas de Riotinto. Sin embargo, la especial orografía sobre la que se asienta ha supuesto un inconveniente para su integración en la trama urbana. Este problema, que se vio acusado por la supresión del tráfico rodado de la antigua carretera de Minas de Riotinto a Nerva por el desvío de laA-476, ha derivado en un mayor aislamiento del barrio. El problema se ve acuciado también por otros factores sociales, vinculados al abandono masivo de la edificación por las familias que tradicionalmente se asentaban en el barrio, y su preocupación por otras tantas en las que concurren circunstancias de riesgo de exclusión social. Además, la población no cuenta con espacios destinados a la labor expositiva de todo el patrimonio con el que cuenta tras siglos de minería, de gran importancia cultural por la insólita profundidad de las excavaciones.

La intervención irá destinada a ser el primer paso en una red que poco a poco se está consolidando como itinerario turístico, compuesta por el Archivo Municipal, el Museo Minero, el Barrio Inglés de Bellavista, la ruta en tren y la vista sobre la Corta de la Atalaya fundamentalmente y que hoy en día no disponen de un espacio arquitectónico de recepción, organización de visitas, información, exposición y puesta en escena de un contenido cultural con siglos de historia.

Espacios como salas de conferencias, salones de actos y aulas taller vendrían a complementar un programa como foco de atracción para el turismo, que ofrecería además estos espacios para poder impartir cursos de formación en torno a la minería, así como un lugar para la investigación, divulgación y exposición de todo lo relacionado con ésta u otros aspectos. Complementando la totalidad de la intervención cultural y docente mencionada, y con especial atención al barrio colindante, aspectos tales como la instrucción y formación cultural a todas las edades cobra especial importancia a la hora de otorgar al conjunto del proyecto una complejidad necesaria para el desarrollo del mismo, por lo que se propone una pequeña guardería que ayude a completar y perfeccionar la intervención, así como un espacio público que contribuya a integrar el edificio, puesto que la necesidad de espacios libres actual en la localidad es bastante notoria.

Pasear por el interior del edificio se experimenta como un juego de sensaciones en el cual el paisaje va cambiando conforme se recorre, recordando y poniendo siempre en valor el paisaje que forma parte de la cultura de la localidad.