ÁNGEL PIÑERO TEJERO  I  ARQUITECTURA & DISEÑO 

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de YouTube
1/12

HOSTAL GERIÁTRICO

PUNTA UMBRÍA, HUELVA

En la actualidad, recorrer Punta Umbría te lleva hacia una población moderna, con destacadas infraestructuras turísticas y pesqueras, donde se conjugan perfectamente la historia más moderna con la más reciente, hecho que otorga al municipio un turismo de especial importancia ante el cual la arquitectura debe responder de cara a asumir la población que recibe especialmente en los meses de verano.


Por ello, se propone un Complejo Hostelero Geriátrico  de  carácter “familiar-geriátrico”, un uso sociológicamente coherente y compatible con el tramo de playa de Punta Umbría donde se ubica el solar, cuyo terreno posee ciertas peculiaridades que van a dar forma a la intervención. Dentro del solar, queda patente el gran desnivel que lo caracteriza, además de la frondosa vegetación interior.
 

Teniendo en cuenta aspectos tan diferentes, se buscaba un lenguaje arquitectónico formal que fuese capaz de adaptarse al desnivel presente en el solar, con un gesto aparentemente orgánico e irregular pero con un orden imponente que sea capaz de otorgar una sensación de conjunto.

 

El proyecto podría resumirse en un único muro que recorre el solar perimétricamente: quebrándose, prolongándose, desapareciendo y dando cobijo a los diferentes espacios que posee el complejo, generando un agradable espacio interior que se erige como descanso de cara al recorrido del muro por la totalidad del solar. De cara a asumir los espacios, el muro ofrece una gran versatilidad en la zona de cafetería y restauración, pues el muro se pliega dando lugar a espacios más privados y otros más públicos, todos plenamente abiertos a la calle o al espacio interior del solar. En cuanto al gimnasio, los pliegos aparecen en el momento en el que se necesiten espacios mas privados tales como vestuarios y baños, y abriéndose plenamente a la zona de máquinas.

 

También los quiebros se suceden a lo largo del recorrido del proyecto acogiendo tanto espacios de circulación como baños y otros servicios.

 

Bajo rasante, el muro vuelve a recorrer un espacio diferente dentro del proyecto como es el spa, el cual se entiende como una zona apartada de la actividad exterior buscando esa tranquilidad e introversión necesarios en este tipo de espacios.

 

Por último, el muro también es capaz de asumir espacios tan importantes como las unidades de habitación, las cuales irían acompañadas de un patio exterior privado donde el muro empieza a sesgarse dando lugar a cierta permeabilidad. En esta parte de la intervención, no solo el muro es protagonista: esa geometría orgánico pero ordenada vuelve a aparecer en las cubiertas de dichas habitaciones y en la  inclinación de los muros con el fin de mejorar la calidad del espacio interior.


La intervención en su totalidad propone un concepto diferente en acorde con un lugar en el cual la habitabilidad varía a lo largo del año y ha variado a lo largo de su historia.